Clínica de fisioterapia en Segovia | Argos Fisioterapia

¿Por qué debes elegir siempre un fisioterapeuta?

Confía en fisioterapeutas titulados para ayudar a tu salud

No existe LEGALMENTE la profesión de masajista, quiromasajista o similares

No se deje engañar, un masajista, un quiromasajista, osteópata, reflexólogo podal, etc… no es un fisioterapeuta.

En la actualidad no existe LEGALMENTE la profesión de masajista, quiromasajista o similares, ni existen centros autorizados por la Consejería de Sanidad en los que un profesional que no sea fisioterapeuta pueda aplicar los tratamientos que son competencia del fisioterapeuta.

La relación de profesiones sanitarias dotadas de un marco legal se encuentra recogida en la Ley 44/ 2003 del 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias.
Tampoco existen centros autorizados por el Ministerio de Educación donde se obtengan títulos oficialmente reconocidos de este tipo, según certifica el mismo Ministerio de Educación en febrero de 1994, de profesionales que se encuentran al margen de la Sanidad.

Desde el 16 de julio del 1979, mediante Orden Ministerial, desaparece la figura del masajista.
Posteriormente, a través del Real Decreto 1414/1990, de 26 de octubre se establece el Título Oficial de Diplomado en Fisioterapia, así como las Directrices Generales Propias de los planes de estudio conducentes a la obtención del título.

De este modo el fisioterapeuta es aquella persona que ha recibido una formación universitaria Oficial de 3 años de duración. Formación impartida por médicos especialistas y por otros fisioterapeutas o profesionales sanitarios propiamente dichos y con años de experiencia.
Después de la obtención del título oficial de fisioterapeuta existe un campo muy amplio de especialización dentro del ámbito universitario. Por ello se pueden encontrar fisioterapeutas, que a través de postgrados y diferentes cursos universitarios se centran en técnicas o en campos muy concretos como pueden ser la osteopatía, el drenaje linfático, la incontinencia urinaria, etc… Por lo tanto cualquier persona que utilice las técnicas que son competencia del fisioterapeuta, sin serlo realmente, está incurriendo en un delito de intrusismo profesional el cual se halla penado por la ley.
Además, usted como paciente está poniendo en peligro su salud ya que se encuentra en manos de personal no cualificado.

Consejos:

  Si duda de la profesionalidad legal de su terapeuta, exiga su titulación y número de colegiado.

 Además, si acude a un centro a recibir tratamiento, exiga su certificado de inscripción de la Consejería de Sanidad como centro sanitario. Éste solo se concede a auténticos profesionales sanitarios y le garantiza la legalidad de ese centro sanitario.

Exiga profesionalidad en su tratamiento, exiga que sea un fisioterapeuta. Se trata de su salud.

 

Mutuas aseguradoras

    

Argos Fisioterapia

  C/ Vía Roma 36 Local ,
Segovia, 40003, (Segovia)

  921438173